Inicio » Actualidad » Vehículos conectados, Volvo Cars ofrece una visión precursora en los conceptos de seguridad y comodidad

Imagine un mundo en el que los vehículos recogerán datos sobre el estado de la calzada y los compartirán con otros usuarios y con las autoridades locales a través de una nube de vehículos conectados

  • Volvo Cars está investigando los beneficios que puede aportar el vehículo conectado a la seguridad y comodidad de los usuarios y a la sociedad en su conjunto
  • Una flota piloto de 1000 vehículos recorrerá las carreteras de Suecia y Noruega durante 2015.
  • El objetivo es mostrar que Volvo Cars está en condiciones de liderar la estrategia que convertirá el vehículo conectado en una fuerza social positiva
  • Compartir datos de vehículos anónimos salvará vidas y ahorrará tiempo, y dinero a los contribuyentes

«Imagine un mundo en el que los vehículos recogerán datos sobre el estado de la calzada y los compartirán con otros usuarios y con las autoridades locales a través de una nube de vehículos conectados, como la nube de Volvo… Un mundo en el que la posibilidad de compartir datos de forma anónima aumentará la comodidad, ayudará a los servicios de emergencias y contribuirá a una sociedad mejor. Volvo Cars está trabajando para que este futuro se haga realidad», afirma Klas Bendrik, vicepresidente y CIO de grupo de Volvo Cars.

Volvo Cars está investigando actualmente varios servicios de vehículos conectados que podrían ofrecerse gracias a los datos recogidos internamente por el vehículo y a la nube de Volvo. Las ciudades inteligentes podrían mejorar la gestión del tráfico optimizando el funcionamiento de los semáforos y los límites de velocidad y sugiriendo rutas alternativas en función de las alertas de atascos en tiempo real. También en tiempo real podrían ofrecerse advertencias sobre alarmas meteorológicas, emergencias en carretera o frenazos bruscos de otros conductores. En el futuro, las ciudades inteligentes podrían incluso utilizar el alumbrado público conectado para iluminar de otro color las zonas deslizantes del firme en caso de que un vehículo conectado detecte una situación peligrosa en la carretera y alerte de ello a los demás usuarios.

La tecnología Road Status, que se viene desarrollando en Volvo Cars desde hace muchos años, se está probando actualmente en Suecia y Noruega con una flota ampliada a 1000 vehículos. 

«Por ejemplo, si un vehículo Volvo detecta que hay una zona de firme deslizante en la calzada, podrá avisar a otros vehículos conectados a través de la nube de Volvo para que estén prevenidos. Estos servicios de vehículos conectados no solo ofrecerán beneficios personales a los usuarios sino también al conjunto de la sociedad, ya que reducirán los accidentes y los costes de mantenimiento de las carreteras durante el invierno», afirma Klas Bendrik. Y añade: «Los fabricantes de vehículos tienen la posibilidad de ofrecer a la sociedad beneficios reales compartiendo los datos obtenidos de los usuarios anónimos de los vehículos. Esto es algo en lo que Volvo Cars cree firmemente».

Se trata de un paso más en este apasionante viaje que ha podido hacerse realidad gracias a la evolución del vehículo conectado en una sociedad conectada. En el futuro esta innovadora tecnología basada en la nube podrá conectarse de manera estándar a ecosistemas de gestión del tráfico de distintos países y las posibilidades de compartir información sobre el tráfico en tiempo real no solo estarán abiertas para los demás vehículos, sino para toda la sociedad.