Inicio » Actualidad » Apoya la cabeza y descansa con seguridad en un Volvo

¿Alguna vez has imaginado un coche sin reposacabezas? Bueno, pues eso era lo normal hasta la década de 1960. Esta es la historia de la mujer que inventó el reposacabezas: Margit Engellau.

Hans Hedberg, responsable de patrimonio de Volvo Cars, está de pie en un hangar renovado situado en la localidad de Arendal, en la isla sueca de Hisingen. El hangar está conectado con el Volvo Museum, que pronto se trasladará a World of Volvo. Es el nuevo y ambicioso centro de experiencias de Volvo Cars, que abrirá sus puertas en el centro de Gotemburgo, Suecia, a principios de 2024.

Junto a Hans hay un impresionante Volvo P1800 S azul del año 1968. Un ojo inexperto no notaría nada inusual acerca del coche, pero este modelo en particular tiene un accesorio que no tenía ningún otro automóvil a fines de la década de 1960: un reposacabezas.

En 1956, Gunnar Engellau se convirtió en director ejecutivo de Volvo Cars, con grandes ambiciones para la empresa. Pretendía conquistar el mercado de EE. UU., con más modelos y coches más seguros. Cuando Gunnar se hizo cargo de Volvo Cars, la empresa fabricaba 31 000 coches al año. Cuando dejó su cargo en 1971, esa cifra superaba los 205 000. Bajo su liderazgo, Volvo Cars se había convertido en una marca de coches internacional.

La esposa de Gunnar, Margit Engellau, era fisioterapeuta en el Hospital Sahlgrenska de Gotemburgo y tenía que tratar a diario a pacientes lesionados en accidentes automovilísticos. Esto ocurrió antes de que el latigazo cervical fuera un concepto establecido, y antes de que la gente entendiera completamente las consecuencias de los cambios forzosos y extremos de la posición la cabeza.

«Margit Engellau trataba a muchas personas que habían resultado lesionadas en accidentes de tráfico», dice Hans. «Durante los fines de semana, asistía a cenas con su esposo y otras personas de Volvo Cars y compartía con ellos sus experiencias en el hospital. Ella era consciente de que para proteger mejor el cuello y la cabeza de la gente era necesario realizar algunos cambios en los coches. Hoy en día, cuando miramos hacia atrás y nos damos cuenta de lo pionero que fue Volvo Cars en cuanto a la seguridad del tráfico y en caso de colisiones, debemos recordar la contribución de Margit».

Durante los años en que Gunnar Engellau fue director ejecutivo de Volvo Cars, se dieron muchos pasos importantes para reforzar la seguridad. En 1959, Volvo Cars se convirtió en el primer fabricante de coches del mundo en instalar cinturones de seguridad de tres puntos de serie en sus modelos (Amazon y PV 544). Dos años antes ya se podían pedir cinturones para el coche de Amazon como equipamiento extra.

La siguiente innovación importante fue el asiento Volvo, que se lanzó en 1965: un asiento para coche exclusivo con soporte lumbar y cojines de espuma de plástico suave que se desarrolló sobre la base de «experiencia médica».

«El asiento Volvo fue una maravilla en cuanto a tecnología, ergonomía y seguridad», dice Hans. «Esto fue muy importante para Volvo. Ningún otro coche tenía un respaldo ajustable en aquel momento. De repente, los conductores podían ir cómodamente sentados sin cansarse. La capacidad de sentarse de manera segura y cómoda en un Volvo sigue siendo clave para nosotros en Volvo Cars».

En relación con el lanzamiento del asiento Volvo, se realizaron los primeros diseños de un reposacabezas que podía instalarse fácilmente en el asiento. Curiosamente, el nuevo reposacabezas se vendió inicialmente como un elemento de comodidad, no como equipamiento de seguridad.

Hans Hedberg abre la puerta del Volvo P1800 S azul. Pertenecía a Gunnar Engellau. Margit Engellau tenía uno similar, pero en color dorado claro con tapicería color ciervo. Esos dos coches fabricados especialmente, el Gunnar y el Margit, son hoy propiedad de Volvo Cars y se pueden ver en el Volvo Museum.

«El Gunnar lo condujo Gunnar Engellau hasta 1975», explica Hans. «He probado muchos P1800 a lo largo de los años, pero ninguno es tan agradable de conducir como este. Tanto el Gunnar como el Margit son modelos conceptuales, optimizados para ser lo más cómodos de conducir posibles, con carburadores grandes, un chasis más equilibrado y ajustes muy detallados tanto en elementos grandes como pequeños. También tiene un diseño de seguridad adelantado a su tiempo, con faros adicionales y una variante temprana del limpiador de faros. Y, por supuesto, el reposacabezas».

Desde 1970, todos los asientos delanteros de los modelos Volvo cuentan con reposacabezas de serie, lo que supuso otro hito importante.

La historia de Margit Engellau se ha contado antes, pero no con la suficiente frecuencia, según Hans Hedberg. En un [anuncio de Volvo] (https://youtu.be/iPgDgNtOouo) que pocos recuerdan, de 1993, se filmó una reunión de pacientes con Margit en el hospital Sahlgrenska. El anuncio termina con estas palabras: «Es posible que nunca haya oído hablar de Margit Engellau, pero tal vez haya visto el monumento que construyeron en su honor» antes de que se muestre un Volvo 960 rojo con el mensaje «conduzca con cuidado».

«Es una hermosa historia; el hecho de que la idea detrás de uno de nuestros conceptos de seguridad más importantes proviniera de ella y que se materializase en el Volvo P1800, el más hermoso de todos los modelos Volvo. Los astros se alinearon», concluye Hans.

Lamentablemente, Margit Engellau falleció en 1981, pero sus innovadoras ideas siguen salvando vidas.